Así es el pantano más antiguo de Europa, en Tibi (Alicante)
5 (100%) 3 votes

Propuestas Camper Area 7: Visita el pantano de Tibi

A sólo 30km de Camper Area 7 se encuentra el el pantano más antiguo de Europa en funcionamiento, construido a finales del siglo XVI en Tibi (Alicante), que constituye uno de los ejes centrales de un ambicioso proyecto para impulsar turísticamente el interior de una provincia conocida, fundamentalmente, por su oferta de sol y playa.

Muy poco conocido pese a estar sólo situado a 18 kilómetros al noroeste de la ciudad de Alicante, esta joya de ingeniería civil ha sido, con 46 metros, la más alta del mundo durante casi 300 años y ahora un proyecto de la Diputación Provincial pretende que, además de los usos agrícolas, ayude a desestacionalizar la llegada de turistas.

Idea de un molinero y un cantero

La idea de edificar un embalse en este punto estratégico entre los riscos del Mos Bou y La Cresta partió de un molinero, Pere Esquerdo, y de un cantero, Miguel Alcaraz, con el respaldo de los municipios, regantes y señores territoriales de la zona (como el conde de Villafranqueza) dentro de un proyecto que contó con la supervisión de los ingenieros del Rey Felipe II.

Su construcción se enmarca en una época de auge de la agricultura comercial y el incremento de la productividad de los cultivos, que provocaron profundos cambios de orden social, económico y paisajístico de la zona, lo que requería un óptimo aprovechamiento de las aguas del río Monnegre. La primera piedra se colocó en 1580 y, tras paralizarse en varias ocasiones por falta de recursos, la construcción se prolongó durante 14 años para finalmente elevarse a la suma de «58,23 libras, 17 sueldos y 4 dineros», según los documentos de la época.

La presa con forma de arco, vista desde su superficie
La presa con forma de arco, vista desde su superficie – EFE

El director del Instituto del Agua ha destacado que el diseño en forma de arco de 65 metros de longitud ha sido fundamentalpara que «esta catedral civil del siglo XVI» haya perdurado tanto tiempo en activo, pese a las periódicas avenidas de aguas y a la presión que éstas ejercen. De esta manera, la forma de arco-gravedad posibilita que la inmensa presión del agua se dirija a los cerros de los márgenes, en un novedoso alarde de ingeniería para la época.

Mampostería, sillares y mortero

La funcionalidad que adquirió esta presa en el riego de la huerta de Alicante, sus dimensiones y la repercusión internacional que tuvo por sus características técnicas la erigieron en una de las obras hidráulicas de retención y distribución de aguas más relevantes de Europa y en un modelo en el ámbito mundial. El que algunos estudiosos consideran «el hito más monumental de la ingeniería española renacentista» cuenta con un núcleo de mampostería y mortero de cal, y con paramentos de sillares bien tallados tomados con mortero.

Junto a uno de los cerros se halla la antigua vivienda del encargado de la presa, de tres estancias actualmente abandonadas y que tiene una capilla en cuya puerta de acceso figura un escudo real con la fecha 1795 (durante el reinado de Carlos IV).